Fanzine

violencia

autoestima

mito romántico

amor

entrevistas

Amor v/s Romanticismo

violencia

Claudia García

En 2004 Rachel decide no irse a París para quedarse con Ross. ¡Qué romántico! Fast forward​ a 2020 y nos preguntamos ¿por qué Rachel renuncia a París para quedarse con Ross? Para empezar, ¿qué es romántico? Si le preguntamos a cualquiera nos dirá que implica flores, chocolates, peluches y grandes actos de amor. Desde matar dragones, cruzar el mar, dejar a la pareja por la nueva pareja, atravesar el aeropuerto para impedir el viaje y gritar, –¡No te vayas, te amo! A impedir la boda con un –¡No te cases, te amo! Y claro, renunciar a algún sueño. ¿Identifican alguna película o serie? Este es el concepto de amor romántico que nos han inculcado por años a través de los medios masivos de comunicación. El amor romántico es el sentimiento expresivo y generalmente placentero de una atracción emocional hacia otra persona. Este sestá asociado con, pero no requiere, atracción sexual. Romántico​ viene del francés ​romantique​ que a su vez viene de la adjetivación de roman​ que según el diccionario Petit Robert es una forma literaria originaria de la edad media en la que en versos se contaban las fantásticas aventuras y amores de héroes imaginarios. Analicemos, es una forma literaria –no es la realidad– de la edad media –nada que ver con la actualidad– en la que en versos se contaban las fantásticas aventuras –imaginación – y amores–nótese la –s de plural– de héroes imaginarios. Conclusión: alucine de machos para machos. El romanticismo, ligado con el machismo benevolente, pone a la mujer en un pedestal. ¿Quién no ha recibido una felicitación el 8 de marzo por ser “el ser más dulce y delicado sobre el planeta”? Los seres dulces y delicados ¿pueden dirigir empresas, negocios, familias? Porque dirigir una familia implica administrar el dinero. Y el dinero no lo administran seres dulces y delicados. Las mujeres dulces y delicadas no pueden mancharse. Sin embargo, los onvres buscan ser sucios y para eso buscan a las putas, las malas en las películas románticas que son sexuales y expresan abiertamente sus deseos. Y entonces si una anda cachonda y quiere acción, es una puta y se merece todo lo que le pase. Porque el onvre decide cuándo tener sexo y con quién y para qué. ¿Y entonces está mal que me den flores y que me abran la puerta? ​El problema es cuando esos actos te encasillan en un deber ser de inferioridad. El romanticismo es violento cuando sutilmente te pone en “tu lugar”, en la cocina, en la recámara, en el mundo privado, en la eterna juventud para que nunca nadie se robe a tu onvre. El romanticismo te dice que no importa qué tanto hayas logrado en tu vida, sin un hombre al lado, no eres nada. No estoy diciendo que no nacimos para amar, estoy diciendo que tenemos que empezar por amarnos a nosotras mismas. Según Platón, en un principio la tierra estaba habitada por seres de dos cabezas, cuatro brazos y cuatro piernas. Eran tan poderosos que Zeus los separó y los condenó a la búsqueda de su otra mitad. De ahí la idea de que busquemos a nuestra “media naranja”. Pero Platón sostenía que para que se diera el amor, había que admirar y querer impulsar en el otre la continua mejora. Muy diferente a encontrar a alguien que “me complete”. Cualquiera que haya ido a terapia sabe que, para enamorarse, primero hay que estar completa para decidir compartir mi vida con alguien más, por gusto, no por necesidad emocional o económica. Para más información leer El Amor y Occidente de Denis de Rougemont y Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas y locas de Marcela Lagarde.

COMPARTIR ESTA NOTA