Fanzine

violencia

autoestima

mito romántico

amor

entrevistas

Del cuento de hadas a una mejor vida

mito

Por: Ale Torres @aletorresmx

¡Descontrúyete hermana! Es la frase que he escuchado más constante en mi cabeza durante los últimos 5 años de mi vida ya que todo el mundo me lo decía y yo no tenía ni puta idea de donde comenzar a romper con esas limitantes en mi realidad. Luego me invitaron a escribir sobre mi deconstrucción en este blog y tuve que hacer en 5 días una recapitulación de todo lo que he leído, escuchado e investigado sobre feminismo… una tarea nada fácil. Fue como abrir la cajita de pandora del pasado y darme cuenta de lo equivocada que estaba. Así que en este artículo les contaré mi experiencia y cómo fue que poco a poco eliminé las ideas que construí durante mis primeros 20 años de vida y mencionar a quienes fueron responsables de ponerlas en mi cabeza. Comenzaremos con definir ¿Qué es deconstrucción? Sin adentrarnos tanto en la historia, el término nace en los sesentas por el filósofo argelino Jacques Derrida y se crea con la finalidad de comprender la relación entre los texto y sus significados sobre la doctrina platónica. Un poco Jacques quería ser como Pati Chapoy y poner en entrevista a Platón y cuestionar toda su filosofía en su momento actual. La deconstrucción es, pues, contradicción. Va contra la centralización de pensamientos y abre la posibilidad a cuestionar comportamientos sobre nuestra cultura. Pero si sigues con la duda este ejemplo me ayudó a entender: Imagínate que tienes un reloj. No sabes cómo es por dentro pero sabes que te ayuda a saber que hora es. Ahora te piden que lo desmontes y analices sus mecanismos de funcionamiento. piezas ocultas, tornillos que a lo mejor ya ni existen… al momento de volverlo a armar tendrás que renovarlo para que llegue a funcionar de nuevo. Así también nosotres. La culpa la tiene cupido el patriarcado Hay un libro que me recomendó otra amiga de Argentina hace poco y me ayudó mucho a escribir estas líneas. Se llama “El fin del amor: Querer y coger” de Tamara Tenenbaum. En él la autora habla de estas ideas que construimos cuando éramos niñas. Ella nace en una familia judía ortodoxa en Buenos Aires. A partir de la filosofía, la apertura hacia un mundo feminista, de las conversaciones con amigas y compañeras, y del intento de convertir el propio cuerpo y la propia experiencia en un laboratorio de reflexión personal y colectivo. Ella explora los desafíos que enfrentan hoy les jóvenes en el inicio de su vida como adultos. Este libro fue como llegar a la cima de la montaña del feminismo. Me motivó a hacer una lista de cosas que antes creía que eran correctas, darme cuenta que el camino es difícil pero sobre todo, me hizo aplaudirme por todas las ideologías que he destruido en este camino. ¡YEEEI! Mi hermana, yo te lo digo. La felicidad no está en encontrar a un hombre. Esta en encontrarte a ti misma. Ahora te daré una lista (porque amo hacer listas) de las cosas que te recomiendo para quererte cada día más. Mi camino hacia la luz (y no hablo de cuando me morí… ¿O sí?) Ustedes me pueden ver acá bien empoderada viviendo sola en CDMX viajando en metro sin miedo al éxito pero como todes este camino no es nada fácil. Ahora te contaré un poco de mis inicios sobre este proceso de cuestionamiento y crítica de los valores patriarcales aprendidos durante mi vida. Erase una vez una regia estándar. Con ideales patriarcales arraigados (porque hermanas el norte es duro con nosotres). Pero… ¿Cuáles eran esos ideales? Lo principal y más importante era que desde pequeña se le enseñó que casarse era la felicidad máxima para una mujer. Si no tienes un esposo, una casa e hijos no serías feliz. Este es el ideal que la definió como persona durante mucho tiempo y la hizo sentir que fracasa cada vez que era invitada a la boda de alguna de sus amigas. Pero no todo estaba perdido. Parece que esta niña tenia un hada madrina feminista que guiaba su futuro ya que sus padres sin saberlo criaron a una hija que era mitad de una cosa y mitad de otra. Un 50% de su educación se basó en jugar con muñecas, usar ropa color rosa, ser sumisa ante los hombres y obedecer en todo momento a lo que se le pedía. Y otro 50% crearon a una mujer libre, que era capaz de tomar decisiones, trabajar por lo que deseaba y hasta se le fue otorgado un Golden Ticket a ser inteligente y estudiar la carrera que ella quería y en donde ella quisiera. Este lado oscuro (o morado) la llevó a sus 22 años a vivir en España donde tuvo su primer acercamiento al feminismo. Conoció a personas de todas partes del mundo en especial a una Argentina (¿Qué pasa con las chicas de Argentina en mi vida? La neta es que son lo máximo <3) que le abrió los ojos mostrándole que ese Golden Ticket no era en vano, era realmente un boleto a ser diferente a las demás. Le mostró que por ser mujer no significaba que tenía que quedarse en casa de sus papás hasta encontrar al príncipe azul. Que ella podía comenzar a hacer su propia vida y construir su felicidad sin necesidad de tener a un hombre a su lado. Al regresar a su ranchito y poco a poco logró abrirse caminos haciéndole caso a su fuego interior. A los pocos años logró mudarse a la Ciudad de México en donde comenzó a rodearse de personas que la ayudaban a abrir más y más su mente y la hacían darse cuenta del verdadero significado de felicidad y amor. Actualmente vive feliz haciendo lo que ama y sabe que la felicidad está en lo que haces todos los días contigo mismo y no una pareja. Hablemos del amor Si alguna vez escuchaste la frase “Sino duele no es amor” te invito a que sea la primera cosa que destruyas de tu ser. El amor no duele, ni es difícil cuando nos queremos a nosotras mismas. Eso te abre una puerta a no aceptar cosas que no quieres, a vivir en una relación donde eres escuchada y considerada o no, también estar sola e ir por tu sueños será tan reconfortante cuando te quieres y te aceptas como eres. Ya deja atrás esas ideas tradicionalistas de felicidad y ve por la tuya.

COMPARTIR ESTA NOTA