Fanzine

violencia

autoestima

mito romántico

amor

entrevistas

¿Qué son los límites emocionales?

violencia

Tania Santamaría
@otro.panorama

¿Cuántas veces te ha pasado que quieres decir que no pero terminas diciendo que sí? ¿O te ha pasado que, casi sin darte cuenta, te metes en situaciones que te hacen sentir incómoda o te ponen en peligro? La falta de límites emocionales es una de las razones por lo que esto te podría estar ocurriendo. Los límites emocionales son esas barreras que construimos en nuestra mente sobre lo que aceptamos, lo que no y aquello que podríamos negociar. Se trata de tener un mapa mental que te va a dejar claro cómo buscas relacionarte con las demás personas y contigo misma. Sucede muy seguido que cuando nos enamoramos, nos volcamos sobre la otra persona y todo lo que está pasando en la relación: las salidas, los mensajes, las ganas de estar con tu pareja, las fantasías, los planes... Todo eso puede llevar a que se nos olvide voltear a vernos y preguntarnos cómo nos estamos sintiendo realmente y si nuestras prioridades y necesidades están siendo cumplidas. El enamoramiento es un arma de doble filo. Todo el proceso de sentir maripositas, no poder dejar de pensar en la otra persona y ponerte feliz, tienen que ver con una bomba de hormonas que está recibiendo tu cerebro; cuando eso pasa, tendemos a olvidar otros elementos importantes porque es muy bonito lo que está pasando en nuestro cuerpo, y nos dejamos ir. ¿Pero qué pasa si la persona de la que te estás enamorando no es tan maravillosa como tus hormonas te han llevado a verla? ¿O si esas conductas tan magníficas que tiene contigo van desapareciendo y comienza a ser violento? ¡Los límites existen para eso! Si tú ya tienes tu mapa mental, si conoces tus necesidades, lo que es importante para ti y qué buscas en una relación, es mucho más fácil que puedas detectar a tiempo aquellas conductas que no encajen en eso que tú ya estableciste como no negociable para ti. Ahora, no solamente se trata de saber cuáles son tus límites, si no que también puedas aplicarlos. Puedes estar 100% segura que no quieres una relación donde descuides la escuela o el trabajo, pero si al final terminas haciéndolo, ese límite realmente no existe. Es importante que tengas presente esto, pues es común que suceda cuando nos estamos enamorando. Para comenzar a establecer límites de manera correcta es necesario que primero sepas cuáles son. Eso lo puedes lograr si te preguntas qué cosas no estás dispuesta a hacer en una relación, por ejemplo: 1. No estoy dispuesta a tener una relación con una persona que no muestre interés en mí constantemente. 2. No estoy dispuesta a relacionarme con alguien que sea irrespetuoso con las demás personas, luego puede serlo conmigo. Esos serían límites claros y establecidos, por lo que si estás comenzando una relación y la otra persona no está cumpliendo estos requerimientos que tú tienes para que alguien esté en tu vida, por más que te guste sería un bye bye. Ahora, la parte de la práctica es lo más difícil de hacer, como te contaba arriba, hay veces en las que sabemos perfecto que un límite no está siendo cumplido pero no sabemos cómo decirlo, nos da pena, o justificamos las actitudes. Por ejemplo: “Ay, hoy estaba muy estresado, por eso fue grosero con la cajera”. Y así es como poco a poco vamos cediendo y nuestros límites pueden ir desapareciendo. Saber marcar límites no solo es cuestión de conocerlos, hay que utilizar habilidades de comunicación para lograr que éstos se mantengan. Te invito a que conozcas Panorama, somos una plataforma de salud mental con perspectiva feminista que busca fomentar el bienestar en tu vida y lograr que conozcas herramientas y habilidades como estas que te compartí. En los talleres que hemos desarrollado puedes aprender a utilizarlas. Puedes verlos en www.panorama.org.mx o en seguirnos en Instagram, @otro.panorama Con cariño, Tania.

COMPARTIR ESTA NOTA